Saltar al contenido
Recetas Light

Pechuga rellena de verduras

Pechuga rellena de verduras al horno

Si resumiéramos las características que concentra esta receta de pechuga rellena de verduras, diríamos que se trata de un plato, sano, rico y sencillo de preparar. Es la receta light perfecta para recibir a tus invitados. Tiempo de preparación: 30 minutos. Raciones: 2.

Ingredientes necesarios para esta pechuga rellena de verduras

  • 1 pimiento verde.
  • 2 pechugas de pollo.
  • 1 zanahoria.
  • 1 calabacín.
  • 50 gramos de queso light para untar.
  • ½ cebolla.
  • Pimienta blanca.
  • Aceite de oliva. 
  • Sal.
  • 1 pizca de perejil.

Modo de preparación

Primero se abre la pechuga usando un cuchillo para cortarlas a la mitad, pero sin hacer el corte completo. Añadir sal y pimienta, dejar en reserva.

Luego lava muy bien todas las verduras y córtalas. Retira la piel de la zanahoria y corta taquitos, realiza esto con el pimiento verde, el calabacín. Corta finamente la cebolla. 

En una sartén con aceite de oliva lleva a la cocina a fuego medio. Al calentar el aceite, comienza a agregar la verdura y durante 10 minutos saltearlas, deja en el fuego hasta que ablande. Luego añadimos el queso, revuelve muy bien hasta lograr obtener una pasta. 

Ahora precalentamos a 185ºC el horno. Luego se extienden las verduras encima de las pechugas. Cierra las pechugas enrollándolas, utiliza unos palillos o un cordel para sujetar los extremos de las pechugas. 

Envuelve en papel de aluminio las pechugas, luego coloca las pechugas en una fuente de horno y lleva a hornear a 185ºC durante varias horas. Al transcurrir 1 hora dentro del horno, voltea las pechugas para que el horneado sea igual por ambos lados. 

Transcurrida las 2 horas, retira del horno y quita el papel aluminio. Finalmente, cortamos la pechuga rellena de verduras en rodajas y servimos. Decora el plato con una pizca de perejil.

Recomendaciones para que no tengas problemas de salud al consumir pollo y quede siempre jugosa. Puedes sellar la carne magra en una parrilla o una sartén antiadherente para darle un aspecto más apetecible y dorado; en caso de preparar una receta que no requiera el horno.