Saltar al contenido
Recetas Light

Recetas Ligeras con pescado – Consejos para aprovechar todos sus beneficios

las mejores recetas light con pescado

Comer sano y hacer dieta puede sonar como un dolor de cabeza para muchos, pero eso es solo si se carece de ideas para preparar las comidas. Por ejemplo, el pescado es una opción que le traerá variedad a tus platos, es económico y lo mejor de todo es que cuida tu silueta y tu salud. En esta sección te traemos una gran cantidad de recetas light con pescado que harán la diferencia en tu mesa sin necesidad de romper una dieta hipocalórica.

3 Beneficios del pescado 

  • El pescado es bajo en calorías y alto en nutrientes, vitaminas y minerales. Alimento ideal para incluir en una alimentación saludable y para quienes bajar o mantener su peso.
  • Es una importante fuente de ácidos Omega-3, que entre sus muchos usos en el organismo se necesitan para un buen funcionamiento cerebral. 
  • El pescado es un relajante natural, pues algunas de sus proteínas mejoran la calidad del sueño y reducien la sensación de ansiedad.

Tips para hacer recetas light con pescado

Para que comer sano y comer rico vayan de la mano hay que hacer ciertos cambios en la manera de cocinar. A continuación te mostramos un par de trucos y recomendaciones sencillas que pueden marcar la diferencia y hacer que una receta tradicional con pescado se vuelva light.

  • SI vas a cocinar el pescado a la plancha y lo quieres libre de grasa, sustituye el aceite por caldo vegetal o zumo de limón.
  • Para hacer el pescado al horno, coloca las piezas de pescado encima de un lecho de verduras. De esta manera  no necesitas agregarle ni una gota de aceite. 

Cómo se prepara el pescado

  • Elige un pescado que esté fresco. Esto lo sabes al ver que el cuerpo está rígido, los ojos son claros y vivos, tiene las aletas resistentes y húmedas, sus escamas están brillantes y tersas, y el color de las agallas es rojo vivo. 
  • Límpialo a fondo. Lávalo muy bien y luego escámalo minuciosamente raspando con un cuchillo en dirección contraria a como van las escamas. Puedes escamarlo también metiendo el pescado por unos segundos en agua hirviendo y al sacarlo meterlo inmediatamente en agua fría, así las escamas se desprenderán más  fácilmente. Para quitarle la piel solo tienes que frotarlo con sal gorda y con unas tijeras quitarle las aletas.
  • La conservación del pescado depende de cuando lo vayas a comer. De comerlo el mismo día envuélvelo sobre hielo picado o déjalo en la zona más fría de la nevera. Si en cambio es necesario congelarlo, entonces el día que se vaya a consumir se saca y se sumerge por al menos una hora en agua fría con tres o cuatro cucharadas de sal, así preservará su sabor.
  • Elige cómo prepararlo. Si vas a prepararlo hervido, pásalo por un chorro de agua fresca, pon a hervir agua y sazónala con sal, introduce el pescado cuando el agua aun se encuentre tibia. El calor debe ser aplicado moderadamente, vigilando que el pescado no se quede seco. Si lo vas a hacer en el horno, lo mejor sería previamente marinarlo en aceite y limón para que así el pescado no pierda jugo.
  • Elige el acompañamiento acorde al tipo de pescado. Los pescados blancos combinan con ajo, patatas, aceitunas, perejil, avellanas, tomate, jengibre, mango, limón… Los pescados azules puedes acompañarlos con limón, pepino, lima, jengibre, menta, tomillo, eneldo, rábano picante…